LA HISTORIA QUE CONTAMOS

Sin plumas y cacareando es una comedia basada en la leyenda del Gallo de Morón, una historia que se remonta a mediados del año 1500 en Morón de la Frontera, Sevilla, España. Una troupe de Comediantes de la legua arriba al teatro para contarnos esta historia: un pueblo dividido por históricas diferencias sociales logra unirse cuando llega el recaudador de impuestos, un personaje prepotente y malicioso al que apodaban con el sobrenombre de Gallito. Además la historia está atravesada por una inesperada relación amorosa entre los hijos de los alcaldes de las familias enfrentadas, los Altavista y los Chicón. Una comedia de enredos y situaciones hilarantes donde se mezclan los conflictos entre los miembros de la compañía y los personajes, todo transitado con canciones y mucho humor.

Palabras el autor de la obra

Terminé de escribir Sin plumas y cacareando sobre el mismo escenario del Laferrére, entre diciembre del 2019 y febrero del 2020, justo antes de que se declarase la pandemia.

Estrenar una primera producción del Teatro Municipal implica una enorme responsabilidad por las experiencias históricas que nos anteceden. Desde su fundación, el 25 de mayo de 1950, comenzando por su primer director, Pedro Escudero, siguiendo con Jorge Ponferrada y luego Jorge Riggio -por nombrar a los tres primeros que ocuparon durante años este cargo-, además de administrar y programar, dirigían y ponían en escena distintas obras y versiones teatrales. Es para mí un honor retomar la tradición con esta comedia cuyo protagonista es el símbolo identitario de nuestra ciudad: el gallo de Morón. Tengo la suerte de haber podido conformar un equipo de producción artística con profesionales que han aportado lo mejor de sí en esta obra. A todo ellos, mi agradecimiento más sincero. La dedicatoria especial es para mi querido Hugo Midón, a quien tuve tan presente durante todo este proceso creativo, porque él jerarquizó al llamado “teatro infantil” sosteniendo con una gran cantidad de obras inolvidables la máxima de su maestro, Ariel Bufano: “No hay flores para niños y flores para grandes, hay flores”.

Daniel Zaballa

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: